fbpx

Con una amplia sonrisa, nos recibe Rosy mientras nos va contando que es un día especial porque han recibido al talento humano de AVON con globos, notas con frases de bienvenida llenas de calidez y alegría.

Volver desde una pandemia es significativo para quienes retornan a sus labores de forma presencial, aunque sea de forma intermitente.

Entre notas musicales y un sueño.

Desde los cuatro años Rosy inicia su trayecto educativo por el Centro Nacional de Artes. Es ahí donde recibe clases de música, y con el paso del tiempo será una influencia fuerte para la formación de su carácter.

“La música ha sido vital en mi vida… porque le permite conectarse con sus sentimientos y conectar con otras personas… también permite desarrollar características como la perseverancia, la organización, liderazgo”.

Desde la etapa escolar ya estaba coleccionando galardones y posteriormente se ganó una beca en Estados Unidos, y esta oportunidad le permitió el contacto con distintas entidades internacionales como Club Kiwanis, Rotarios, entre otros de amplia y conocida participación social e influencia.

Es a través del intercambio cultural que le permitió su participación musical lo que le llevó a desarrollar su liderazgo y una visión más amplia del mundo.

Dentro de sus grandes influencias Rosy destaca que la formación espiritual de sus padres, y que aprendiera a luchar por sus sueños fueron sus guías desde su niñez.

Es con la música y su forma de destacarse como logra obtener una beca completa con la Universidad Jhon Brown, patrocinada por la Fundación Walton. Cabe destacar que no solamente se graduó sino que lo hizo con todos los honores que amerita un Magna Cum Laude.

Cuando doña Alice Walton visitó El Salvador dejó en Rosy, quien en ese entonces ya tenía 23 años de edad, crea una huella imborrable. Una de las palabras que recuerda tras su visita fue que ayudaran y dejaran influencia positiva con las personas cercanas, que no necesitaba salir a cambiar el mundo. Es así como decide darle vida al consejo y se queda trabajando en Centroamérica donde logra destacar sus cualidades de líder.

Su trayectoria por el mundo corporativo.

Con la especialización de ventas de negocio a negocio para el consumo masivo, Rosy hace su recorrido por empresas de gran tamaño como DISZASA, Grupo Sigma Q Corpac y Proctor & Gamble Interamericas.

Una mujer sin duda poderosa que ha ido coleccionando éxitos como incrementos importantes en las ventas de grandes corporaciones. Dentro de ello un crecimiento del 16.6% en empresas como Walmart, en panamá un crecimiento del 49.5% y ganarse el Premio de equipo por su sobrealiente y alto desempeño, entre otros reconocimientos.

Para Rosy Pérez, el trabajar en AVON ha sido de vital importancia porque sabe el poder de cambio que ejerce una mujer en el mundo cuando es jefa de hogar y se vuelve el único sostén para ella y sus hijos a través de las ventas independientes, cuando es su única fuente de ingresos y trabajo.

“Yo cada día aprendo cuando entro en contacto con las mujeres que venden y me quedo sorprendida de su resiliencia, de lo valientes que son y lo luchadoras”.

Al cierre de la entrevista Rosy, como toda gran líder, deja ver que en la corporación AVON hay grandes mujeres como la fuerza de ventas y consultoras independientes y cuyas historias de lucha y éxito también merecen reconocimiento.

Una frase potente que nos regala para inspirar a las mujeres del futuro y niñas de hoy es “lo que creas de creer, creas de crear”.