fbpx

Por Claudia Rodezno de Barraza, especialista de Investigación de mercados en Insights.

Las emprendedoras, estamos constantemente esforzándonos por cumplir nuestras metas. Tenemos un punto A que es de donde partimos, puede ser una idea, un cambio, una nueva meta de ventas o ingresos, un proyecto personal. 

Pero ¿Cómo paso de A a B? 

El riesgo en los negocios y en las decisiones en general, es una constante y como tal, debemos aprender a aceptarlo y dominar nuestro miedo aprendiendo estrategias para navegar en ese océano de posibles contratiempos.

Veamos algunos pasos que podemos seguir para movernos de una idea y meta a un resultado.

  1. Escribe tu idea y conviértela en un objetivo claro, esto te ayudará a visualizarlo como una realidad en lugar de que se mantenga en tu mente como una idea etérea o un sueño nada más.
  2. Define diferentes escenarios que te permitan evaluar los riesgos potenciales en cada uno de ellos para que tengas claridad de la ruta más viable para cumplir tu objetivo.                                                                                                       
  3. Investiga sobre lo que está pasando en el mundo en cuanto a tu idea u objetivo, te sorprenderá ver cómo muchas personas han controlado el riesgo y aprenderás de personas que ya han pasado por esta experiencia. Estar informada es muy importante, dedícale tiempo a estudiar y conocer casos de éxito.

  4. Llénate de información poderosa. Sé que es muy tentador entrar a las redes sociales, ver toda una serie en Netflix o una película, navegar por temáticas lindas en la web. Y claro, es necesario distraerse y relajarse, pero no permitas que absorba tu tiempo y llene tu cerebro, corazón y subconsciente de cosas vanas y vagas. Dedica tiempo a leer y escuchar gente de éxito, tu espíritu es como la tierra, cosechará lo que siembres en ella. La tierra no discrimina porque está creada para hacer crecer lo que le siembres. Igual eres tú, todo lo que siembres en ti, germinará en algo; “Mientras más calidad de información te siembres, más calidad de resultados tendrás”.                                                                                                                                                                                                                                 
  5. Sé paciente y tolerante contigo misma. Es más que suficiente tener tantas exigencias del mundo exterior como para que tú misma te presiones más.

  6. Expone tu idea u objetivo a personas que consideras importantes en tu vida. La retroalimentación es vital para el cumplimiento de metas, validar las ideas te ayuda a minimizar los riesgos y perspectivas diferentes a la tuya te traerán grandes beneficios. No tengas miedo de abrir tus ideas por temor a que te las roben o copien, recuerda que cuando actuamos bien, el resultado siempre será positivo.
  7. Escucha tu corazón cuando escuches los consejos. Habrá de todo y escucharás comentarios que te parecerán positivos y negativos, recuerda, nada es malo ni bueno, deja que lo que recibes entre a tu mente y tu vida y escucha tu sentido especial que Dios te ha dado para clasificar, aceptar y rechazar aquello que te es útil o no.
  8. Planifica. Una vez escribas tu objetivo, investigues y valides, siéntate a planificar. Haz un calendario y establece pequeños pasos con tiempos específicos para llegar a tu meta.
  9. Rodéate de personas más capaces que tú. Muchas personas exitosas y millonarias han logrado estar donde están porque se rodean de personas capaces con habilidades complementarias a las suyas. Hoy en día no es necesario que te llenes de personal en planilla y de carga fija laboral. Puedes subcontratar por proyectos a personas que te pueden ir apoyando en cada tarea específica para cumplir tu meta.
  10. Elabora un presupuesto. Sí, lo sé, “Presupuesto” es un concepto que aterra porque pensamos que se nos hará enorme y nos da miedo no tener ese recurso. Pero un presupuesto no tiene porqué ser complicado, simplemente a cada tarea con su tiempo, defínele un costo y plantea tu posibilidad a la persona que te puede apoyar, te sorprenderá encontrar personas muy capaces dispuestas a apoyarte dentro de tu capacidad de pago.
  11. Mide tus resultados. Cada vez que cumplas una tarea de tu planificación, evalúa lo que hiciste bien y lo que puedes mejorar y califica el desempeño de la tarea ¿Logré este pequeño objetivo en tiempo y costo? Esto te ayudará a elevar la calidad de cada paso que das y al final tendrás un proceso exitoso que cumplió tu gran meta.

¡Ánimo, el poder es tuyo, las circunstancias externas son las mismas, lo que genera el cambio es tu actitud y lo que estás dispuesta a dar para llegar a tu propósito!

Claudia de Barraza:

c.barraza@planymetrica.com

Comming soon 3