fbpx

Redacción Keny Márquez

¡Si tú, grandiosa lectora de Mpoderate!

Quizás hoy por hoy amiga mía, has decidido poner tu vida en PAUSA. Apretar esa tecla en nuestras vidas de verdad es sencillo. ¡No se necesita mucho esfuerzo de hecho! Poner la vida en pausa tiene varias características, entre ellas:

  • El tiempo para mí no existe: Ve y revisa esa agenda tuya por favor y quiero que me digas si hay un espacio en ella para ti. ¿De esas 24 horas existe 30 minutos para ti?
  • Mañana empiezo: Una de las promesas favoritas de todo 31 de diciembre a la media noche o de cada día. Es la promesa de aquella cosa que sabes que anhelas cumplir, pero que simplemente pospones.
  • Todo es importante menos yo: Dios, mi esposo, mis hijos, mis papas, mi abuelita, mi Boston Terrier (Tengo 3 en la casa), mi novio, las amigas el cole, las compras del super, el trabajo, el emprendimiento, la comunidad, etc, etc. En la lista de prioridades de tu vida ¿Qué lugar ocupas?
  • Los sueños en la gaveta: Cuando estaba joven siempre soñé… ay Keny pero la vida paso tan rápido. Pareciera que una de las características de envejecer (a parte de las inevitables canas) es dejar de creer que puedo cumplir con metas y más vale entonces tenerlas guardaditas en la gaveta.
  • Una vida con propósito: Quizá no te hayas identificado con las anteriores ¡Te felicito! No estás en pausa, pero quizá marchas en neutro (Una versión disimulada de una vida en pausa). Tienes una rutina extraordinaria de tu día, pero solo operas una logística casi en automático. ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste bendecida por abrir los ojos de nuevo? ¿O apasionada por emprender nuevos proyectos? ¿Acaso identificas ese propósito trascendental que tienes?

Si te identificas con una de las anteriores o todas, pues te cuento que estás EN PAUSA. ¿Cómo sé tanto sobre pausas? Bueno estuve pausada como por una década. Así que puedes llamarme una experta en el campo 😉.

Las fotos no mienten, así que te voy a mostrar una foto de una mujer pausada por años.

La de la foto allá por el 2014 tenía el dedo puesto en el botón de pausa (Quizá el cuerpo entero, porque me sentía estancada).

Una vida en pausa está directamente relacionado con el amor propio. ¡Se nota que mis niveles estaban muy por debajo del satisfactorio!

Tenía una sensación constante de disconformidad conmigo misma. Sé que estaba simplemente respirando y que tenía que haber algo más para mí. Se me había olvidado soñar, tenía heridas acumuladas, varias cicatrices a medias y mendigaba amor.

Creo que lo que nos mantiene en pausa sinceramente es que no tenemos respuesta inmediata a la temible pregunta:

¿POR Dónde RAYOS EMPIEZO?

Esto es lo que precisamente nos mantiene paralizadas. Vemos esa lista de muchas cosas que tenemos que dejar ir, sanar, cambiar, rectificar, mejorar y transformar.

Vemos simplemente nuestra vida como el conjunto de guías navideñas recién salidas de aquella caja, donde guardan polvo por 1 año entero. ¡Totalmente enredadas!

Bueno tengo ya 7 años trabajando para desenredar los nudos de mi vida. ¿Y los frutos se notan o no? No te puedo contar en un solo articulo las aventuras que he vivido. No me alcanzan las palabras.

Puedes ver un resumen visitando mi Instagram @lasaventurasdekeny. ¡Es mi diario público!

En resumen, aprendí:

  • Que, si no aparto tan solo 1 hora para mí al día, terminaré viviendo la vida que otros esperan que yo viva. ¡y NO la que realmente quiero vivir!
  • Que, los mañana empiezo, significan realmente que tengo mucho miedo de fracasar de nuevo y sentirme culpable de no alcanzar la meta. Entonces aprendí que realmente hay valor en intentar mil veces y levantarse mil veces
  • Que, priorizarme no es ser egoísta, significa a la larga que podre dar más si trabajo arduamente en lo que necesito mejorar.
  • Que, no solo no hay edad para soñar, sino que los sueños también maduran. Ejemplo inventado: No puedo seguir sintiéndome mal porque no me case con mi amor de verano a los 25 años como planifiqué. ¡Te cerraste al amor por 10 años a raíz de eso y dejas de crear nuevos sueños! Para nunca dejar de soñar, necesitas siempre rectificar. Es decir, no salió la vida como esperaba. Bueno pues busque otras alternativas (Sencillo, a Roma se llega por varios caminos amiga).
  • Que, una vida sin propósito no es vida. Tenemos grandes talentos incrustados en ese ADN que nadie más tiene. No podía perderme la oportunidad de hacer algo por mi metro cuadrado y apasionarme todos los días en tratar de cambiarlo.

Keny, pero todo esto no responde a la pregunta ¿POR DÓNDE RAYOS EMPIEZO? Claro que sí.

Debes empezar por CAMBIAR TU MANERA DE PENSAR y te prometo que cambiará tu manera de vivir.

Tu primer paso a dejar esa vida en PAUSA es resetear el casete (Existen grandes aliados para esto sabes, se llaman psicólogos, guías espirituales o coaches). Por allí empezó a cambiar mi historia y estoy 100% segura que la tuya también puede hacerlo.

Mi invitación final amiga. ¡Empieza hoy!