fbpx

Por Keny Marquez

Querida Amiga,

¡Hoy empiezo una nueva aventura! La aventura de escribir y tratar de llegar a tu corazón. Este es la primera de muchas historias que compartiré contigo, con un solo objetivo: Hacerte ver lo única, especial e irrepetible que eres, tal y como eres.

Amiga, quiero evitar a toda costa que te contagies de una enfermedad letal.

Es una enfermedad esparcida por todo el mundo que no respeta géneros, edades, tamaños, colores de piel o estado civil. Es una enfermedad que se grava profundo en tu mente y es capaz de causar estragos a medida que se propaga por tus venas. Sus síntomas suelen incluir: Amargura, tristeza, desmotivación, soledad, apegos emocionales, frustración y mucha culpabilidad.

Es tan letal que, si la enfermedad no se trata de raíz, incluso puede llegar a paralizarte por completo. ¡Es tan cruel! Que simplemente desea que dejes de soñar en grande y no te atrevas a utilizar todo el potencial que llevas dentro.

¿Qué como se llama la enfermedad?

Se llama baja autoestima.

¿Cómo sé tanto de ella? Bueno, yo la padecí por muchos años y casi me lleva a la muerte, de forma literal. Te cuento un poco de mi historia. Te aseguro que será una de esas de película, así que no dejes de leer.

Mi nombre es Keny. Nací un 28 de agosto de 1986 en Sonsonate. Rubia y de pelo liso. Palabra que sí. El look quizá me duró unas cuantas semanas, pero fue real (La foto no refleja del todo lo rubio, debe ser la calidad).

Pertenezco a una familia pequeña, somos 4. El gari, la chelis, el chele y yo. Aunque nací en Sonsonate, fui criada por un tiempo en un pueblito cercano a Juayúa y me convertí en santaneca un tiempo después.

Fui dichosa de criarme jugando tierra, cerca de animales, retada por mi papá siempre para comer cosas raras y todas las características de una infancia entre cafetales, montañas, vacas, quesos, Bam Bam e interacciones lejos de una pantalla de un celular.

¿Entonces que causó que me contagiara de la terrible enfermedad que les platiqué?

Lamentablemente fue una herida profunda en mi alma, resultado de una agresión sexual cuando niña. Nunca dije nada. Me quedé callada y el silencio envenenó mi alma por años. Decidí protegerme con comida, y de hecho me dejó más vulnerable a las crueles palabras que asesinan a cualquier adolescente: Eres fea, que gorda te ves, nunca serás suficiente.

Me convertí en una verdadera actriz. Todos me vieron sonreír por años, sin saber que mi mente, mi corazón y mi alma estaban enfermas.

Y es que la “historia rota de mi vida” empañó mi mirada por muchos años. Me escondí debajo de muchas toneladas de baja autoestima, miedos, complejos e ideas erróneas sobre mí. Ideas que incluso me impulsaron a querer morir a los 15 años.

¡Gracias a Dios no me quité la vida! Y si bien es cierto seguí viviendo, creo que la única forma que encontré para seguir adelante fue engavetar todas las emociones ¿Fue la mejor idea? Por supuesto que no. Eso de ignorar al elefante en la sala, no funciona.

Hasta que, a mis 27 años, me observé al espejo fijamente. Mi sonrisa me lo decía todo. Tenía que dejar de mentirme. No era feliz, no me sentía bien en mi propia piel y tenía que dejar de mentirme.

Así que hice un stop. Decidí aceptar la invitación de la vida de SANAR, DE DEJAR IR, DE EMPEZAR DE 0. Acepté la invitación de empezar un proceso lleno de aventuras y decisiones valientes.

Vaya las historias que les tengo que contar. Creo que las páginas no me alcanzarán. Enfrentarme a los monstruos verdes de 8 patas, al abrir cada gaveta de mi mente, alma y corazón no ha sido tarea fácil.Pero decidí que era suficiente. Sabía que tenía que haber más que una historia rota para mí.

Sabía que mi vida estaba hecha para más. Sabía que mi historia algún día iba a rescatar a otras mujeres de esta terrible enfermedad del siglo XXI. Es así como inicie en el 2014 una pequeña iniciativa llamada @lasaventurasdekeny.

Empezó como el intento de llevar un diario anecdótico de cada paso que diera en mi proceso de sanación. Mi primer video de hecho tiene 0 views y ningún like jajaja. Ese pequeño Vblog me ha llevado a contar mi historia en televisión, tener un espacio en radio, organizar pasarelas y ser invitada como charlista ante muchos tipos de públicos. ¡Y ahora ser parte de Mpoderate!

Amiga, puede ser que, al leer te hayas identificado con mi historia. Puede ser que un evento en tu vida causó que perdieras de vista lo mucho que vales. Y como consecuencia estés tomando decisiones no tan acertadas.

Quizá hoy te sientas desorientada, te encuentres mendigando amor o quizá en una relación donde simplemente no te valoran, o tal vez te sientes estancada en tu vida profesional.

LA BUENA NOTICIA es que: ¡La baja autoestima y sus raíces tienen cura! Soy testigo de ello. Si yo pude, tu también eres capaz.

Mi vida es un ejemplo que la vida es la suma de muchos capítulos, unos malos y otros muy buenos. Pero vaya que aventura vivirlos.

Toma el primer paso hoy. Toma la decisión valiente de EMPEZAR DE 0. ¿Quieres empezar a abrir esas viejas gavetas una por una?

Gracias por dejarme entrar a tu corazón el día de hoy. Espero que crezcamos juntas, paso a paso, con cada locura que se me ocurra compartirte.

¡Eres única, especial e irrepetible, tal y como eres!

Recuerda que puedes seguirme en fb e Instagram como @lasaventurasdekeny

¡Un abrazo!

Kenny