fbpx

Por Jennifer Barillas

Esta semana escuchaba de la serie de MindValley un podcast que me encantó. Trataba de la importancia de llevar en un diario como hábito que tienen las personas que alcanzan sus objetivos.

Desde niña llevo mi diario y con el tiempo fue evolucionando. Ahora escribo más enfocada a ideas que se me ocurren para crear o renovarme y en otras ocasiones si dejo fluir todos mis sentimientos a forma de catarsis.

Terapia de escribir.

Escribir te ayuda a ordenar tus pensamientos y a decir todo lo que sientes sin que nadie te interrumpa, mal interprete, critique. Ni siquiera tienes que pensar en si dijiste poco o mucho. Sólo te sientas frente a papel o en un cuaderno y listo.

Cada vez que te sientas a escribir te permites un valioso tiempo para tí y nadie más. Y cuando vas dejando que salgan tus sentimientos o tus ideas también te permites ver  a tí misma en esas ideas plasmadas. Incluso, las palabras que son más recurrentes en tu vocabulario y esos sentimientos reincidentes que si uno no los ve en papel no se da cuenta que han estado ahí por mucho tiempo.

También te permite recordar eventos pasados y ver cómo los resolviste en ese momento, y sin duda, la vida te trae de regreso situaciones similares con nuevas personas, y ver tu diario te permite, incluso, analizar tu forma de responder y buscar vías nuevas para salir de ello.

Ahora encripto mis memorias, porque más de alguna vez me pasó que no respetaron mi privacidad así que si deseas aprender a encriptar archivos de word con gusto te muestro cómo.

Salud Mental y Emocional

En el campo de la sicología se utiliza como terapia escribir cartas en las que perdonamos a las personas con las que hemos tenido vivencias dolorosas con el fin de cerrar ciclos para quitarnos ese peso de encima. Pero si llevas un diario, ahí puedes hacer este ejercicio las veces que creas necesarias.

El estrés mental y emocional que causa mantener por tiempo prolongado puede hasta enfermarnos.  Si pasas pensando durante un día lo mismo nos crea un estado de ánimo negativo. Y también hace menos eficiente el trabajo, porque, ¿Quién puede trabajar con una mente atiborrada de aflicciones y sentimientos encontrados? Para eso funciona el diario y escribir.

Según expresa, luego de un estudio, María Ángeles Molina, psicóloga, directora y fundadora de Psinergía. Ella recuerda que en la Universidad de Texas (EE.UU.) luego de varias investigaciones concluyó que escribir contribuye a reducir el estrés mental, reforzar la autoestima e incluso el sistema inmunológico.

¿Como lo vuelvo un hábito?

En primer lugar tómalo como algo para tí, un momento que mereces disfrutar en el día. No lo tomes como una cosa más en tu agenda porque sería abrumador, ¿Quién quiere una tarea más en su día lleno de obligaciones?

  • Toma unos minutos en el día, sólo recuerda que este momento es para tu disfrute, para platicar a solas contigo y contarte a tí misma, en papel.  Qué has visto, sentido y pensado en el día. Puedes plasmar ideas locas, creativas, observaciones, y también para agradecer o plasmar compromisos contigo misma.
  • En lo personal me encanta ir de compras por esos cuadernos de bolsillo tan lindos que tienen pasta dura con decoraciones ¡Parece más un libro para anotar recetas y hechizos!  Pero quiero que mi diario sea algo especial. No tiene que ser caro, sólo diferente a los demás. Pero sino, tomar una hoja de papel es más que suficiente, no tiene por qué ser complicado.
  • No te lo tomes tan en serio. En el sentido que un diario es como tu mejor amigo. Estará en silencio escuchando o recibiendo todo lo que digas. Puedes decirle cualquier cosa, a cualquier hora, y no te dirá nada negativo de regreso. Está ahí para ti, cuando lo quieras.
  • No es sólo para escribir. Yo le pongo marcadores de colores, le hago dibujos adentro, porque me parece un espacio creativo, y hasta me conecta con mi niña interior. Así que si pongo caritas felices, enojadas o sacando la lengua es cosa mía y de nadie más. También puedes pegarle fotografías o cosas que vuelven tangible el momento. ¿Ves? Tu diario puede ser algo realmente personal y mágico.
  • Finalmente, persevera. Habrá días en que nada te fluye y no deseas decir nada. Y está bien. No es una tarea, es un espacio para ti a solas, con tus pensamientos y sentimientos. Lo mereces.  Y aunque a veces toma un poco de tu energía, te devuelve con creces la paz mental y espiritual. Hasta te sirve para escribir peticiones al universo, plegarias, o dar gracias también.

¡Disfruta tus letras y adelante!